La indignación de muchos

Hoy Lucas me ha llamado emocionado y entristecido. Él trabaja en la Feria de Muestras de Valencia, más conocida como Feria Valencia. Una institución que ha logrado situar a la ciudad entre una de las grandes en relación con eventos internacionales, sobre todo en el sector del mueble valenciano. Sin embargo, hoy ésta ha vivido un día negro. 106 trabajadores se han ido a la calle, “para adecuar la dimensión de la feria a la actual situación del mercado”, según una nota oficial del presidente del Comité Ejecutivo, Alberto Catalá.

Un ERE (Expediente de Regulación de Empleo), que empezó a fraguarse antes de las Navidades, ha puesto las bases de un año duro para aquellos que ahora pasarán a cobrar indemnizaciones de 38 días por año trabajado, a ser prejubilados (con lo que ello implica actualmente) o directamente se irán, sin más,  a engrosar las listas del paro.

Este post es, más que nada, para que las palabras y la irá de Lucas no caigan en saco roto y queden en algún lugar transcritas. Porque su sensación esta tarde era de gran rencor hacia aquellos que no miran por las personas, sino por la economía. Y más tras ver a gran parte de sus compañeros marchar, muchos de ellos padres con hijos pequeños o incluso madres de recién nacidos. Dejo aquí constancia de ello porque creo que es la sensación que la mayoría de españoles está sintiendo desde que la crisis estalló en 2008. Progresivamente, los ERE han aumentado las cifras del INEM, con 4,1 millones de parados al cierre de 2010.

Por supuesto que los empleados suelen ser los últimos responsables de la caída de una empresa. Al fin y al cabo, Feria Valencia era una empresa más. Pero, suelen ser los primeros en pagar el pato. En cambio, las irregularidades del recinto eran conocidas desde hace tiempo por las personas cercanas a la institución. Sueldos desorbitados, eventos que pierden metros expositivos por falta de promoción, discordancias entre los altos cargos,… Personalidades importantes y grandes empresarios ocupan puestos en el órgano de gobierno de la patronal de Feria, por ejemplo Rita Barberá, alcaldesa de la ciudad y presidenta del patronato. Y a ellos, junto al departamento de recursos humanos, se les ha ocurrido que lo mejor es tirar a gente de más de 24 años de antigüedad, en lugar de revisar cuentas internas y despilfarros, porque la cosa es más profunda y viene de lejos.

Como en todo, y más, al parecer, si tiene que ver con la capital de la Comunitat Valenciana, siempre hay unos cuantos que manejan el cotarro, mientras los demás pagan los platos rotos. Pero, la vida en Feria Valencia continúa: FIMI, el evento de moda infantil, y CEVISAMA, del sector azulejero, serán las próximas actividades con las que se busca un empujón económico que salve este centro de eventos y que dé beneficios en el presente 2011, y es que “Feria Valencia espera que el ERE le permita volver a los beneficios de años anteriores“, y así seguir con viajes de lujo y demás.

Aún con todo, esperemos que la nueva etapa de la institución sea más positiva y que sepan sacarle provecho a la tan esperada llegada del AVE y que este ERE no sea el advenimiento de una crisis interna mayor.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s