Dos claves para una ONG: transparencia e innovación

Una ley que se demora y un sector que sufre recortes económicos históricos. Las propuestas innovadoras que organizaciones ciudadanas hacen a la Ley de Transparencia podrían ayudar a que las ONGs mejoraran su conexión con la sociedad civil.

La transparencia, uno de los valores que exhiben ONGs como Intermón Oxfam

La transparencia, uno de los valores que exhiben ONGs como Intermón Oxfam

Hace unos días las organizaciones Acces Info Europe y Fundación Ciudadana Civio lanzaron una campaña, a través de su proyecto Tu derecho a saber, para exigir al Congreso de los Diputados que informe y avance en la Ley de Transparencia, que lleva cerca de cinco meses debatiéndose.

Pese a ser criticada por su laxitud, la ley será el punto de partida de un cambio de paradigma en la rendición de cuentas y el acceso a la información pública en España. “La transparencia es una medida fundamental para luchar contra la corrupción y para hacer más eficiente el funcionamiento de nuestras instituciones”, afirman desde tuderechoasaber.es.

En esta línea, economistas como el presidente del Tribunal de Cuentas, Ramón Álvarez de Miranda, han puesto también la mirada en las ONGs . Éstas se enmarcan en la categoría de entidades que “reciben importantes cantidades de dinero público y cuya labor tiene trascendencia pública y social”. Y es que, todo aquello aplicable a la transparencia en las instituciones públicas, podría ser adaptado a las ONGs o fundaciones sociales.

Para las ONGs esto no es nuevo. Hace unos años se creó la Fundación Lealtad con la intención de analizar la calidad de la rendición de cuentas de las organizaciones españolas. El resultado no fue muy positivo, aunque cabe destacar que el análisis fue realizado a solo un centenar de ONGs de las más de 50.000 existentes en todo el país y que, además, la fundación “no realiza una comprobación sobre el terreno de los proyectos de las ONGs”.

Sin embargo, sus criterios de transparencia han sido una guía a seguir por todas las entidades que querían hacer visibles sus proyectos y presupuestos. “Hoy en día las ONGs son expertas en la transparencia y rendición de cuentas a la medida de los financiadores públicos, pero no así a la medida de la sociedad”, aseguraba Marian Ortega, directora de Lealtad, en la plataforma Canalsolidario.org.

Por su parte, la Coordinadora de ONGs de Desarrollo de España (CONGDE) elaboró en 2007 el documento La Transparencia y rendición de cuentas en las ONGD: situación actual y retos. Conscientes de la magnitud y complejidad del sector y atendiendo a su carácter no lucrativo, buscaron avanzar en el establecimiento de una serie de parámetros de control interno. “Se considera que la transparencia es un valor que no se relaciona con la demanda de la sociedad sino que es un valor en sí mismo. Que publiquemos y expongamos información que en principio no es demandada por los ciudadanos y que, lo sintamos como una necesidad o exigencia, nos revela, que la transparencia es un valor intrínsico, que en determinados casos actúa como autorregulador del sector”, señalaba la CONGDE.

Pero, según apunta Marian Ortega, “existe el peligro de pensar que la transparencia se refiere sólo a la rendición de las cuentas económicas de la organización. Se trata de mucho más que esto, consiste en explicar a todas las personas que están apoyando a nuestra organización y a la sociedad en general, qué hemos hecho durante un período de tiempo determinado”.

Innovar en transparencia

Las ONGs tienen claro que su papel es determinante y saben que siempre están en el punto de mira, por ello, es fácil encontrar en las páginas web de la mayoría de entidades su memoria anual y sus balances económicos. En cambio, la innovación en este terreno es todavía mínima, algo similar a lo que ocurre en la administración pública: materiales en PDF sin posibilidad de copia, dificultad en el acceso a según que información, presupuestos detallados de manera excesivamente formal y aburrida…

Las propuestas de las personas expertas en transparencia y buen gobierno, como Victoria Anderica o David Cabo, entre otras, ponen una base muy recomendable para las entidades sociales.

Hablan de ideas, por una parte, como la que hay detrás de la plataforma ¿Dónde van mis impuestos? Una iniciativa para hacer fácilmente entendibles las cifras presupuestarias de España. Las ONGs podrían utilizar este formato dinámico para hacer publicas sus cuentas económicas. Una forma de aumentar la comprensión y el interés de la persona socia, voluntaria y la sociedad civil en general.

Por otra, la ya nombrada Tu derecho a saber, una web para demandar información publica a diputados, concejales o administraciones. El equipo tras la página se encarga de gestionar la petición, exigiendo que se dé una respuesta al ciudadano o ciudadana. Se puede imaginar algo así a pequeña escala en las entidades sociales.

Por ejemplo, una sección en la página web donde la sociedad civil pueda pedir información sobre lo que necesite saber de la entidad. Una forma de aumentar la comunicación bidireccional, de suscitar interés en la organización y de facilitar un acceso a la información más allá de la memoria anual.

Por último, propuestas como la de la periodista Eva Belmonte y su BOE nuestro de cada día, donde traduce lo que el Boletín Oficial del Estado publica cada mañana. “A falta de una ley que permita acceder a la información pública en condiciones, el paso por el BOE es el único imperativo que deben cumplir quienes gobiernan más allá de las puertas blindadas del Congreso y La Moncloa. Y esconde, sobre todo en estos tiempos, decretos, nombramientos, subvenciones y edictos que en las ruedas de prensa no se anuncian -o se esquilman- porque no hacen bonito”, explica en su web.

La aplicación de esta idea a las ONGs pasa por traducir el idioma enrevesado que se utiliza en el mundo de la cooperación y la ayuda social. Así lo explicaba Lydia Molina en su articulo ONG, ¿de qué estás hablando?

Todo esto es fácil de imaginar, pero difícil de llevar a cabo con los recursos, tanto económicos como humanos, que el sector posee actualmente. Sin embargo, la transparencia es cuestión de voluntad.

*Artículo publicado en Sesión de Control el 19.03.2013

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s