Quan ser homosexual encara és un delicte

El passat 17 de maig es va celebrar el Dia Internacional contra l’Homofòbia i la Transfòbia. Al Marroc, el col·lectiu Aswat, Veus en àrab, ha posat en marxa una campanya digital per conscienciar la societat marroquina, i internacional, sobre la situació del col·lectiu LGBT+ al país àrab. Busquen incidir políticament en els drets fonamentals de la constitució i el seu codi penal.

Marroc avança. La Constitució proposada pel rei Mohamed VI al juny de 2011 abordava el tema dels drets humans i les llibertats individuals. No obstant això, deixava al marge temes indispensables. Entre ells, l’homosexualitat. Tant és així que l’Article 489 del Codi Penal castiga amb penes d’entre sis mesos i tres anys de presó a “qui cometi un acte impúdic contra natura amb un individu del seu mateix sexe”.

Segons Aswat, col·lectiu que a més publica una revista LGBT+ per a la regió de l’Orient Mitjà i el Nord d’Àfrica, l’aplicació d’aquest article produeix l’empresonament de més de quatre persones per dia. Tanmateix, les estadístiques del govern xifren un total de 84 persones homosexuals arrestades l’any 2012. L’homofòbia institucional es tradueix en aïllament i discriminació social. “Aquesta alarmant situació reforça la intolerància de la societat que no dubta a utilitzar la violència física i psicològica contra les minories sexuals, apartant-les de la vida social. De fet, aquestes minories sexuals, desproveïdes dels seus drets fonamentals, viuen en una inseguretat total. Així que per evitar els durs ulls de la societat, es veuen obligades a negar-se i tancar-se en si mateixes”, destaquen des del col·lectiu. El xantatge, les amenaces, els matrimonis forçats, l’exclusió i la violència familiar, entre d’altres, són les situacions que han de suportar aquestes al seu dia a dia.

Sigue leyendo

Anuncios

El vicio de escribir

Hoy he publicado un texto sobre Egipto, que podéis leer aquí. Un texto basado, por una parte, en informaciones recogidas en el país (activistas, organizaciones no gubernamentales…) y, por otra, en lecturas de artículos que sobre el tema que han escrito diversos corresponsales. Ha sido un texto atrevido, tengo que afirmar. Mi conocimiento sobre el país es limitado, pero el vicio de escribir ha podido conmigo. Necesitaba contar lo que vi, lo que escuché, lo que me contaron…

Pese a que las impresiones sobre el texto han sido buenas en general, un compañero me ha escrito afirmando que ofrezco algunas informaciones que no están bien contrastadas o no son correctas del todo.  Seguramente mi visión no es  la más certera, pero muchas de las informaciones han sido extraídas de otras fuentes. Quizás el error haya sido no contrastarlas con ahínco. Sin embargo, hay que comprender la postura del compañero. Esto nos ayudará a entender, aún más, la situación de Egipto.

Él, como egipcio, tiene razón al afirmar que muchas de las informaciones que se dan desde fuera sobre el país ayudan muy poco a la situación interna. Se pierden entre conceptos, realidades y culturas diferentes, y asimilan la visión occidental como única forma de vida legítima.

Como podéis comprobar, las palabras que he mantenido con él, a través de mensajes de Facebook, me han hecho reflexionar. No solo sobre el texto de Egipto en particular, sino sobre la comunicación y la escritura en general.

El vicio de escribir, como todos los vicios, tiene sus pegas. Y es que, en ocasiones, nos dejamos llevar por la necesidad de contar, de explicar, de analizar…  Cuando esta necesidad se mezcla con la profesión periodística, puede ser una bomba de relojería. Ejemplos tenemos muchos. La inmediatez, la novedad, la actualidad, las presiones políticas, las presiones económicas y el vicio de contarlo todo se mezclan creando auténticas piezas de mentiras y manipulaciones. Algunas de ellas premeditadas, otras causa de una falta de sentir profesional. En este sentido, tengo que apuntar que dije “no” a publicar algo sobre Egipto en un medio de comunicación nacional. No me parecía lícito ni necesario que alguien sin mucha experiencia, como yo, lo hiciera. No pensé que fuera lo mismo mi blog, pero, al parecer, es cierto esto que siempre digo de que el poder de blogs y redes sociales es hoy más potente que cualquier columna en un medio. (¡Cuándo aprenderé a hacerme caso a mi misma!)

Como aprendiz de comunicadora para el cambio social, debería haber tenido en cuenta todo esto antes de lanzarme a la página en blanco. Uno de los principios de este tipo de comunicación pasa por entender a las comunidades, absorber sus conocimientos, reflexionar y dejar que sean las personas que viven dichas experiencias las que cuenten lo que ocurre. Gran error el mío de no aplicar lo que aprendo cada día en una cosa tan simple con esta.  De todo se aprende y yo, os aseguro, que no dejo de aprender, ni de escribir. Suerte la mía.

La palabra es prohibición. Apuntes sobre Egipto

*Aquí unas notas sobre las informaciones que he podido ir recogiendo después de mis días en Egipto. Para nada son palabras expertas, queda dicho.
Egipto© EFE

(1) Las proclamas que se escuchaban en la Plaza Tahrir aquel 30 de junio: el Ejército y el pueblo unidos, están diluyéndose en las calles, hastiadas por un largo anhelo de democracia elegida por y para Egipto. Afligidas por prohibiciones que no dejan de aumentar el conflicto.

(2) Lo que parece, a primera vista, es que las calles están divididas entre aquellas personas que defienden el gobierno de Al Sisi, las que se enfrentan a la idea de unos Hermanos Musulmanes ‘terroristas’ y las personas que defienden la llamada Tercera Vía, todavía sin un plan político claro para el país pese a aglutinar a diferentes grupos políticos bajo una idea clara: ni régimen militar, ni Hermanos Musulmanes en el Gobierno.

(3) El gobierno, por su parte, responde a esta división a través de la represión, como ejemplo se podrían nombras las últimas prohibiciones sobre símbolos y manifestaciones de los Hermanos Musulmanes, entre otras.

(4) Activistas que apoyaron el alzamiento militar se sienten ahora muy lejos de las posturas del gobierno interino. Tanto, que ahora son perseguidos.

Sigue leyendo

El dilema del orden público

La línea entre libertad y seguridad ciudadana sigue siendo un debate que enfrenta a una sociedad cada vez más movilizada contra una clase política falta de respuestas eficaces ante los conflictos sociales.

El artículo 16 de la Constitución española dice garantizar la libertad ideológica, religiosa y de culto de los individuos y las comunidades sin más limitación en sus manifestaciones que la necesaria para el mantenimiento del orden público protegido por la Ley.  Esto último se traduce en la Ley española como “asegurar la convivencia ciudadana, la erradicación de la violencia y la utilización pacífica de las vías y espacios públicos, así como la de prevenir la comisión de delitos y faltas”.

El problema de estas frases legales es la interpretación de las mismas y los límites entre la libertad y el control. En los últimos años, la defensa del orden público se ha convertido en una herramienta de represión ideológica, según algunos activistas y partidos políticos de izquierda.  El pasado mes de diciembre Izquierda Unida de Madrid acusó al gobierno del PP de utilizar la detención del joven madrileño Alfonso Fernández como medida “arbitraria que busca ser ejemplarizante contra la contestación social“.

Sigue leyendo

De Pedro Álvarez podríamos decir muchas cosas…

Artículo publicado en DateCuenta. 17.12.2012

Cerca de 500 personas siguen reivindicando justicia tras veinte años del asesinato de Pedro Álvarez por un policía en L’Hospitalet de Llobregat y piden que se reabra el caso.

flors per Pedro

Foto_ThsBonilla

A las ocho de la mañana del 15 de diciembre comienza uno de los días más duros para la familia Álvarez. Las hermanas de Pedro llegan desde Girona, los padres, Juanjo y Carmen, madrugan para comprar flores. Juntos se reúnen en la Avenida Catalunya de L’Hospitalet, donde familiares y amigos les esperan.

Cerca de 30 personas guardan silencio y dejan flores. Fue justo en este punto donde el 15 de diciembre de 1992 Pedro Álvarez fue asesinado. Un policía, que no estaba de servicio, utilizó su arma reglamentaria para solucionar una discusión de tráfico con el joven.

Sigue leyendo

“Convertir la ira en optimismo”

5 Broken Cameras5 Broken Cameras  es un elogio a la resistencia. La resistencia de un pueblo que se mantiene frente a la injusticia. Las cámaras de Emad Burnat se rompen al igual que lo hacen los sueños de palestinos y palestinas que viven bajo una ocupación ilegal

La historia se desarrolla a través de imágenes extraídas de la videocámara casera de Burnat, padre de cuatro hijos y casado con una palestina nacida en Brasil. Ésta es su forma de hacer activismo. Coge la cámara y graba sin parar. Hasta el límite de que una de sus cámaras le salva la vida. De hecho, según él cuenta, estar tras la cámara le hace sentirse protegido. Le ayuda a “convertir la ira en optimismo”, característica principal de los habitantes de esta zona palestina.

Sigue leyendo