9 d’Octubre.

“La cultura del recorte. La austeridad ha sido somatizada por un presidente Fabra que ayer recortó hasta su discurso. Fueron 14 minutos y 55 segundos, incluida una reseña desglosada de todos los premiados por la Generalitat. En el segundo año sin el efecto llamada del convite y en las horas más bajas del PP desde que gobierna”. Así comenzaban la crónica del 9 d’Octubre los periodistas del Levante, uno de los diarios valencianos más importantes.

Ayer se conmemoró el día del País Valencià. Una celebración que estuvo marcada por las ausencias políticas y la reivindicación. Por una parte, valencianos y valencianas, que han despertado del largo letargo, demostraron que la duermevela les ha servido para coger fuerzas. Por otra, diputados y diputadas, que han sido imputados por casos de corrupción, ejemplificaron lo burdo y mentiroso de la clase política valenciana.

Sigue leyendo

Anuncios

D’un país

Vinc d’un país on el Sol té una llum diferent. Un país on la vida vora mar és passió i no solament rutina. Vinc d’un país amb una llengua compartida.  Un país on la primavera es celebra en foc. Un país on la gent sempre ha lluitat,  malgrat molts vullguen pensar que estan acostumats a callar. Vinc d’un país de pensadors, musics, cantants, artistes, escriptors. Un país al que molts enyoren desde la distància. Vinc del País Valencià i vos assegure que aquesta primavera va a ser única.

Anem a les falles. Crec que este és dels pocs anys que tinc mil ganes de tornar i vore València en festa reivindicativa (#Intifalla).

Partim cap altra direcció

Estoy en un momento complicado, por ello llevo tanto tiempo sin publicar. Me marcho de mi ciudad. Supuestamente por un año, pero en mi mente el tiempo es indefinido. Así que no sé cuando volveré. Aquí, en Valencia, es complicado seguir. Quizás sea la canción de Obrint Pas que enlazo a continuación la que mejor refleje mi estado de ánimo:

 

Aquí la letra:

Si ara me’n vaig segur que es fa llarga la tornada
me’n vaig sols amb el bitllet d’anada
estic segur de com vull començar el viatge
m’hauré de desprendre de quasi tot l’equipatge
tot allò que em sobra, tot allò que em pesa
tot allò que no cap dins d’una maleta
tot allò que em fa fàstic de València,
l’odi del poder i la seua violència.

Però no em sobra el teu amor, el teu humor, eixe bon record
que m’ajuda a no perdre el nord
no saps l’esforç que em costa deixar aquesta terra
creuaré volant mil i un països en guerra
miraré, buscaré, em perdré però caminaré
He lligat una corda del meu cor al punt d’origen
així quan em trobe lluny no sentiré el vertigen.

Perdut als carrers del món
em guiarà la lluna quan s’amague el sol
perdut als carrers del món
hi ha dies per quedar-se a mirar hi ha dies en què tot es fa fosc
Perdut als carrers del món
mire per la finestra i la vida es fon amb la mort
perdut als carrers del món
batalles perdudes, llengües mortes, monuments als vencedors.

Si ara me’n vaig no contes el temps fins que jo torne
no sé quan però ens tornarem a vore
vull canviar de ruta vull buscar un nou ancoratge
córrer com una fera que es confon amb el paisatge
llençaré la roba, cremaré tota disfressa
dins de la motxilla la teua tendresa
un nou tatuatge i un punt d’incertesa
una nova aventura, un nou camí, una nova conquesta.

I si ara em falta el teu amor, el teu humor, eixe bon record
que m’ajudava a no perdre el nord
recorda que hi ha qui sura i ha qui s’ofega
i qui pensa que el seu melic és el centre de la terra
miraré, buscaré i tornaré i ja no em perdré
He vingut per quedar-me i encara hi ha qui m’espera
carregat amb l’experiència i mil nits de carretera

Perdut als carrers del món
em guiarà la lluna quan ja s’amague el sol
perdut als carrers del món
hi ha dies que són per mirar hi ha dies en què tot es fosc
Perdut als carrers del món
mire per la finestra i la vida es fon amb la mort
perdut als carrers del món
batalles perdudes, llengües mortes, monuments als vencedors

 

 

 

19J: El pueblo vuelve a decir basta

“Los banqueros de la gran banquería del mundo, que practican el terrorismo del dinero, pueden más que los reyes y los mariscales y más que el propio Papa de Roma. Ellos jamás se ensucian las manos. No matan a nadie: se limitan a aplaudir el espectáculo.

Sus funcionarios, los tecnócratas internacionales, mandan en nuestros países: ellos no son presidentes, ni ministros, ni han sido votados en ninguna elección, pero deciden el nivel de los salarios y del gasto público, las inversiones y las desinversiones, los precios, los impuestos, los intereses, los subsidios, la hora de salida del sol y la frecuencia de las lluvias”.  (Eduardo Galeano. El Libro de los Abrazos)

¡Y Ya está bien!

La gente se ha cansado de esta profesión que les gobierna. Ayer, 19J, cerca de 80,000 personas llenaron las calles del centro de Valencia para mostrar su indignación, su desacuerdo con el Pacto del Euro, su capacidad crítica, su sentimiento.

Coger el metro y dirigirse a la parada de Colón era ayer domingo mirarse de reojo, sabiendo que el que se sentaba enfrente tuyo también guardaba en la bolsa una pancarta contra ellos, contra el poder. Era saber que el metro de Valencia un domingo a las seis de la tarde no suele ir tan lleno de gente. Era sentirte parte de algo. Algo que se notaba en cuanto pisabas la calle del centro de la ciudad. Las arengas a través de los megáfonos se dejaban oír bajo un Sol cegador que acaloraba a los allí presentes. La Plaça del Ajuntament, rebautizada por el Movimiento 15M como la Plaça del 15 de maig, era una fiesta de la indignación. Estaba repleta. Era batucada, pancartas, familias y gritos de desesperación contra un sistema que ha quebrado.

Fue una jornada para la esperanza. Pese a que los poderosos no se sientan aludidos.

No cabe manipular portadas de diarios, ni hacer baile de cifras. Muchos estuvieron allí y saben lo que es sentirse parte de algo. Ahora ya no se les puede engañar. De hecho, animaban a todos a unirse “Únete, a ti también te roban”, coreaban. Y es que el pueblo se ha cansado de ser el que paga los platos rotos de aquellos que se reparten las riquezas de todos.

La marcha caminó por las calles Guillén de Castro, Conde de Trenor y Pintor López hasta la Puerta de la Mar, desde donde se encaminó a su destino final, la sede de la Delegación del Gobierno de la calle Colón.

Hoy, muchos de los indignados han partido al epicentro del país para que su voz y sus pies sirvan como única herramienta de lucha. Para estar cara a cara con aquellos que siguen vistiendo sus trajes sin pudor.

Los cambios

Hace tiempo que no escribo. Pero es que estaba observando el mundo. Estaba tomando nota del devenir de los acontecimientos que en menos de un mes han transformado las cosas. Al menos, para mí las han transformado. Aunque otros os dirán que todo este lío no ha servido de nada. Desprestigiaran todo lo realizado y hablaran de aquello legítimo para unos y prohibido para otros, como el uso de la fuerza.

El Sol de la plaza del centro de España ha ido haciendo sus maletas con la cabeza gacha, los brazos tullidos y la espalda dolorida. Por su parte, la ahora plaça del 15 de maig, en Valencia, sigue manteniendo los últimos coletazos de una esperanza mezcla de indignación y desazón. Y allá, al norte, los siempre atrevidos y lanzados catalanes siguen haciendo su lucha. Algunos de ellos confusos entre si atacar o reservarse. Y ante la frustración muchos pierden los papeles. Pero es que los catalanes siempre se han mantenido firmes. Es algo histórico que llevan por dentro.

Sin embargo, no he podido escribir hasta ahora porque me sentía dolida por el trato que se le esta dando a estos jóvenes. Jóvenes españoles que por una vez me hacen sentir orgullosa. Para los más críticos solo eran gente que no tenía nada mejor que hacer que estar acampado en un plaza; para otros, eran hippies y porreros. Comentarios oídos por las calles y también en tertulias televisivas y columnas de opinión.

Para mí, estos ociosos, hippies y desocupados han logrado algo, pese a todo. Involucrar a la gente en el cambio. Han conseguido que la gente hable de la política, se preocupe y actúe. Gente que hasta ahora se limitaba a vivir su vida sin más, se siente parte de algo y cree en poder luchar. Hasta ahora nunca había visto a los vecinos de un mismo barrio todos unidos. Y sí, tienen objetivos. Pero, seamos realistas las revoluciones sociales no se hacen en un día, ni en un mes.

Eso sí, que los que mandan lo tengan claro: cuando el pueblo pasa hambre, lucha. Y hambre hay mucha en España, ahora.

Los ingredientes de La Paella a fuego lento

Los astutos y divertidos creadores y colaboradores del blog La Paella Rusa se lanzaron ayer por la tarde al análisis de los resultados electorales del pasado 22 de mayo. El Salón de Grados de la Facultad de Filología, Traducción y Comunicación de la Universitat de València fue el escenario para el debate, la reflexión y, sobre todo, el diálogo.

El tsunami azul que arrasó España fue el tema principal de esta jornada postelectoral. Desde las cinco hasta las nueve y media de la noche diferentes participantes arrojaban a un público bastante informado sus opiniones. Algunas de ellas recibidas con aplausos irónicos, como la formulada por la presidenta de las Nuevas Generaciones del PPCV, Verónica Marcos, cuando sin ningún pudor recalcó ese discurso tan trillado en sus filas: “No existe un Caso Gürtel en la Comunidad Valenciana”.

Es difícil realizar un análisis electoral amplio y coherente a tan pocos días de los resultados. Lo más complicado, quizá, es formar una fotografía social, un análisis sociológico del porqué del resultado, sobre todo en la Comunidad Valenciana donde el PPCV sigue arrasando pese a todos los casos abiertos por corrupción que permanecen en los juzgados.

Pero, no solo el PPCV tuvo que defenderse, sino que el PSPV sufrió lo suyo con un público dispuesto a sacar los colores a cualquier partido político. La crítica a una oposición débil, fragmentada en discursos incoherentes y demasiado cambiantes, fue asumida por los diversos representantes del partido socialista, como Santiago Vañó y Carlos González Triviño.

Arròs a Banda“, es decir, Quico Miralles, repartió a diestro y siniestro contando las verdades y, en muchas ocasiones, diciendo aquello que todos los presentes pensaban. Por ejemplo, dejo en el aire el qué hará Rita Barberá, “la alcaldesa más votada de España”, según Verónica Marcos, ahora que tiene una pluralidad mayor en el Ayuntamiento. O lo que es lo mismo, el peligro que supone para el PPCV la irrupción de Compromís con tres concejales en el Consistorio.

La identidad valenciana, el Cabanyal, el problema de Canal 9 (en el cual sorprendió que Santiago Vañó, del PSPV, dijera que “le dieran morcillas” [sic.], cuando es un ente público que pagamos todos) y las fallas fueron temas que caldearon el ambiente, pero de los cuales se dialogó de una manera magistral.

En representación del admirable Movimiento 15-M habló Pau Garrigós, periodista de Levante-EMV que ha estado siguiendo de cerca la creación y desarrollo de esta reivindicación de calle. Lo hizo bien, y sobre todo, dejo claro que es un movimiento apartidista que no se unirá ni se dejará llevar por ningún partido. Idea que dieron desde el público al comentar que estaría bien que #acampadavalencia se sentará con los partidos más afines a sus ideas. “Ese es el problema”, destacó Garrigós, “el pueblo puede crear y cambiar leyes sin necesidad de ubirse a un partido político”.

La sorpresa la dio Joan Ribó que apareció en la sala y se sentó entre el público, pero tanto Guillermo López como Andres Boix le hicieron subir a la mesa para hablar, dar la cara y sobre todo para darle la enhorabuena. El público le aplaudió.

Después de todo, varias cosas quedaron claras: el PPCV ha jugado en estas elecciones al “castigo a Zapatero”. El PSPV no ofrece una oposición fuerte y creíble para nadie, ni siquiera para ellos mismos. Y, por último, los ciudadanos cada vez se interesan menos por la política. En esta línea Frederic Ferri, periodista de Canal 9, contó una anécdota que divirtió a toda la sala:

“No he cubierto las elecciones este año porque tuve que estar en una mesa electoral en Paterna. Allí llegó una chica de 18 años que preguntó ‘¿Dónde estaba la papeleta para votar a rita Barberá?’ Le explicamos que ella tenía que votar a la alcaldía de Paterna y no de Valencia. Se fue muy enfadada y dijo que entonces no iba a votar a nadie! Qué ella quería a Rita!”

Aunque cabe destacar que Pere Fuset, de Compromís, lanzó una idea que cabe no olvidar:

“La juventud  pasa de la política tradicional, no de la política”.

Así, la chica de Paterna quedó en anécdota.

Evidentemente, este es solo un esbozo de lo que allí se vivió. Se grabó en video y en audio. Creo que se podrá ver íntegro a través del canal MediaUni, lo que no sé es cuando estará disponible…. ¡Os informaré!

Valencia. Problemas de identidad

Hace unos días tuve una conversación con un amigo. La charla surgió a raíz de la pasada manifestación en Valencia, que se convocó por la libertad de expresión y  la reivindicación del 25 d’abril.

En primer lugar, él me preguntó sobre el porqué de la manifestación. Se cuestionaba que si la manifestación era por la lengua “¿valenciana o catalana?” y añadía: “porque luchar por  lo de tv3 me parece bien, pero el resto no lo entiendo”.  Más avanzada la conversación reflexionó: “Pero, en Cataluña tampoco se ve canal 9 ¿no?” y “me molesta mucho que den un avance de noticias hablando dels Països catalans y muestren un mapa englobando Aragón y la Comunitat en esos països”.  Además dijo: “¿Por qué un cantante catalán para reclamar la llengua en Valencia? ¿No tenemos cantantes valencianos que puedan hacerlo? Para mí que todo fué un movimiento catalanista más. Si estamos pidiendo la libertad de expresión para Valencia y los valencianos, las banderas catalanas aquí no pintan nada”.

Con él ya lo he hablado, pero creo necesario un post explicando todo esto (dentro de mis capacidades y sobre todo porqué no me gusta que los jóvenes tengan estas inquietudes tan negativas, a mi parecer). El tema es algo que esta en la mente de muchos jóvenes, que se preguntan lo mismo,  y que se respira en la sociedad valenciana desde hace años.

Expertos en el tema y grandes conocidos de la literatura han reflexiondo sobre el problema valenciano. Joan Fuster es uno de los que más claro dejó el problema de nosaltres els valencians. Por su parte, Enric Larreula escribió, con gran carga empírica, sobre el dolor de llengua, la pérdida progresiva del idioma propio, absorbido por otro con mayor poder: el catalán por el castellano, en este caso. La sustitución lingüística. Por cierto, un libro 100% recomendable para aquellos que quieran entender este idioma y a sus gentes.

Bueno,  en el I Cogreso de Periodistes i Periodismes Valencians en Democràcia, que se celebró en la Universitat de València, Maria Consuelo Reyna, afirmó que:

“La Batalla de Valencia era algo olvidado y que los jóvenes habían aceptado muy bien sus símbolos como propios, sin problemas. Que ya no existían los debates sobre la identidad”.

Falso. Eso pienso yo, vamos. Y no solo yo, sino que lo corrobora el catedrático de Periodismo de la Universitat de València,  Josep Lluís Gómez Mompart, que afirma:

“Les qüestions identitàries derivades de la ‘Batalla de València’ encara s’arrosseguen hui, i els ‘blaveros‘ (destapats o encoberts) encara les fan servir com armes contra els valencianistes.” [“Las cuestiones identitarias derivadas de la ‘Batalla de Valencia’ aún se arrastran hoy, y los ‘blaveros’ (destapados o encubiertos) aún las utilizan como armas contra los valencianistas”]

En primer lugar, sigue existiendo gente, como mi amigo, que muestra un odio excesivo a lo relacionado con Cataluña, al creer que intentan “absorbernos” en sus països catalans.

Por otra parte, los valencianos están divididos, no en el sentido literal de la palabra, pero sí ideológicamente. Existen aquellos que denominan estos territorios como Comunitat Valenciana y los que dicen País Valencià.

Por si fuera poco, la denominación de la lengua valenciana también es un problema que sigue presente actualmente. ¿Es valenciano o catalán? ¿Son la misma lengua? A todos los que tengan dudas sobre ello les recomiendo el libro El català a travès del temps de Lluís López del Castillo, que explica detalladamente el surgimiento de esta bonita lengua romance.

El Gobierno valenciano no ayuda a que esta situación mejore; ya que desde su posición privilegiada de agitador social arenga continuamente a aquellos, que como ellos mismos, odian lo catalán. Se jactan de tener una lengua propia, que nunca utilizan, y una cultura única, que hunden. Así, acaban destrozando una História valenciana y apartando de la vida pública a los que no comparten sus ideas más rancias.

Ah! como apunte, la manifestación se celebró por:

*La liberad de expresión (es decir que puedas expresar tus pensamientos, ideas y gustos sin problemas).

*Contra el cierre de TV3, considerada ilegal aquí, simplemente por no estar en sintonía con el gobierno valenciano y, sobre todo, porque llega desde Catalunya.

*Por la lengua. Por la defensa i la importancia de nuestra lengua frente al castellano. De la lengua, tanto valenciana como catalana. Científicamente son la misma lengua solo que con variantes. Por tanto, que esto sea reconocido y se deje a un lado el valencianismo rancio, es decir, el blaverismo.

*El cantante catalán del que mi amigo habló era Lluís Llach. Vino él y no otro por su vinculación en la lucha por la libertad de expresión, porque se hablaba de TV3 (que es catalana) y porque tiene una estrecha relación con Acció Cultural del País valencià (una de las asociaciones que organizó la manifestación). Lo más importante no es que viniera a cantar Lluís Llach, sino dónde lo hizo: subido a un camión, puesto que el Gobierno valenciano no le permitió tocar en ningún sitio. Un poco radicales. ¡Ni qué estuviéramos en el Franquismo! (momento, por cierto, en el que Lluís Llach luchó por Cataluña y por el País Valencià con su música).

*Y, por último, fue una manifestación en la que también se reivindicó (para que no se olvide. Un acto de memoria) el 25 d’abril. El día de la Batalla d’Almanssa en Valencia, en el que la ciudad perdió su independencia y sus leyes forales. Momento en el que el castellano llegó a Valencia destrozando un poco más la lengua de aquí y el reino de Valencia perdió el poder que tenía.

Un vídeo que explica todo esto, emitido un tiempo después de la publicación de este post en TV3:

http://www.tv3.cat/videos/3497910