Ni sometimiento ni lucha armada: la noviolencia como respuesta

La Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) y el Movimiento 15M han extendido el concepto de noviolencia entre la sociedad actual. Una opción de lucha contra la injusticia social que niega la violencia, pero que no rehuye el conflicto. La no violencia no es solo pacifismo, sino también acción y estrategia. “Entendemos que frente a leyes que consideramos injustas, desobedecerlas de forma activa no solo es un derecho sino incluso un deber de la población”, escribía Ada Colau, portavoz de la PAH, en el manual sobre Cómo se para un desahucio. Afirmación que recupera las ideas de Henry David Thoreau, uno de los primeros teóricos de la desobediencia civil como estrategia de la acción noviolenta.

Por su parte, el escritor Amador Fernández-Savater publicó en 2011 un texto sobre la metodología noviolenta del 15M: “La no violencia del 15-M no es pasiva, no es acatamiento de la legalidad ni asunción de los términos convencionales de lapolítica, sino que es activa, rebelde, desobediente y creativa”.

La noviolencia supone un proceso democratizador, plural e inclusivo que basa su fuerza en la legitimidad moral frente al uso de la violencia. “ Es una técnica mucho más variada y compleja que la violencia. A diferencia de ésta, es una lucha que emplea armas políticas, económicas, sociales y psicológicas, aplicadas por la población y las instituciones de la sociedad”, explica Gene Sharp, director académico de The Albert Einstein Institution en su libro De la Dictadura a la Democracia.Un sistema conceptual para la liberación.  

La noviolencia y los conflictos internacionales

Esta técnica es utilizada también en situaciones de conflicto armado, donde la legitimidad de la misma y el compromiso de la población con una transformación social ayuda a denunciar violaciones de derechos humanos, presionar a la política internacional o fortalecer las capacidades de resistencia civil pacífica.

Sigue leyendo

Florington Aseervatham. Coordinador de proyectos de Nonviolent Peaceforce: “Queremos que las comunidades de Sudán del Sur rompan la cultura del silencio”

Foto_ThsBonilla

El pasado 9 de julio se celebró el segundo aniversario de la independencia de Sudán del Sur. Una celebración agridulce para el país más joven del mundo. Su población sigue viviendo sometida a las dinámicas de una guerra civil, pese a la firma en 2005 de un tratado de paz y la independencia establecida en 2011 a través de un referéndum apoyado multitudinariamente por los sursudaneses. Ahora, los conflictos internos y la lucha por los recursos dificultan el desarrollo del país, que afronta una de las etapas más duras de un conflicto armado: el camino hacia la paz.

Organizaciones como Nonviolent Peaceforce trabajan en Sudán del Sur para facilitar una resolución del conflicto protagonizado por la sociedad desarmada. Florington Aseervatham es coordinador de proyectos en el país. Un peacekeeper (mantenedor de paz), que trabaja para capacitar a la población en el desarrollo de sistemas de protección propios, con especial atención en infancia y mujeres.

Aseervatham conoce el conflicto de cerca. De niño vivió la guerra de Sri Lanka. 26 años de guerra civil con el Gobierno y los Tigres de Liberación de la Tierra Tamil (LTTE) como protagonistas. Su vida parecía condenada a adquirir la violencia como herramienta de defensa ante un contexto en el que la guerra parecía la única forma de supervivencia. Encontrarse con Nonviolent Peaceforce le abrió otra perspectiva de la resolución de conflictos. Desde hace cuatro años trabaja para que su experiencia sirva a que niños y niñas tengan una alternativa en el nuevo País del Nilo.

Recientemente, ha visitado Barcelona para informar al Instituto Internacional por la Acción No Violenta (NOVACT) de los proyectos que se desarrollan en la zona con el apoyo del Instituto.

Sigue leyendo

La Base, un nou espai cooperatiu creat pel veïnat

El Poble Sec mou fitxa i comença la creació de La Base. Un Ateneu cooperatiu que oferirà espai de trobada, menjador popular, cooperativa de consum, club d’informàtica i un centre de documentació audiovisual, entre d’altres projectes. 

Veïns i veïnes del Poble Sec han decidit organitzar-se per contribuir a revertir l’època de l’individualisme i la competència en que actualment viu la societat. “Volem avançar cap un barri autogestionat on siguem el veïnat qui decidim directament sobre els nostres assumptes”, afirmen des del grup promotor de La Base. Un projecte d’Ateneu Cooperatiu que busca oferir un lloc de trobada sota la idea de reforçar els llaços, potenciar la comunitat al barri i demostrar que “quan estem juntes, som més fortes”.

La Base és un espai físic necessari al Poble Sec per organitzar tota la mobilització social que allà es mou. Un Ateneu que neix com a excusa per construir un projecte comunitari molt més ampli: “volem dotar-nos d’una infraestructura econòmica que sigui de gestió col·lectiva, però amb mires a esdevenir comunitària [de tot el barri]. A més, volem un projecte des del que construir una posició política, prendre partit i estar presents als conflictes del barri i de la ciutat, enfrontar la destrucció alhora que construïm allò comú.”

Sigue leyendo

Visitas al desarrollo

La visita de la Reina Sofia a Mozambique abre un debate en la forma de comunicar la cooperación internacional al desarrollo. Medios y ONGs afrontan una visión totalmente opuesta de los países del sur.

reina

Hace unos días la Reina Sofía visitó Mozambique, bailó la chingomana y compró en un mercado artesanal permanente. “Lo ha hecho, a 40 grados centígrados de temperatura y ataviada con una ‘capulana’, el traje nacional”, destacó el telediario de la cadena de televisión Cuatro. Esto es lo que importaba del tercer país más pobre del mundo y cuyo presupuesto depende en un 50% de la cooperación internacional, siendo el segundo país que más recursos recibe de España.

“Estas visitas oficiales a países en los que España está colaborando con fondos de la Ayuda Oficial al Desarrollo son meros trámites para salir en los medios de comunicación y mostrar una imagen sesgada de lo que España está aportando en Cooperación”, afirma Esther Camuñas, experta en Comunicación Social.

El viaje de la monarca a este país africano es un ejemplo de las visitas oficiales que tanto la Reina, como el ministro de Exteriores, José Manuel García-Margallo, o el secretario de Estado de Cooperación Internacional, Jesús Gracia, realizan periódicamente a zonas estratégicas de la cooperación española. Sin embargo, esta vez, la estancia de la Reina coincide, por una parte, con la imputación de la Infanta Cristina y, por otra, con la publicación de los datos del Comité de Ayuda al Desarrollo, que sitúa a España a la cola de Europa en el presupuesto dedicado a cooperación.

Sigue leyendo

Dos claves para una ONG: transparencia e innovación

Una ley que se demora y un sector que sufre recortes económicos históricos. Las propuestas innovadoras que organizaciones ciudadanas hacen a la Ley de Transparencia podrían ayudar a que las ONGs mejoraran su conexión con la sociedad civil.

La transparencia, uno de los valores que exhiben ONGs como Intermón Oxfam

La transparencia, uno de los valores que exhiben ONGs como Intermón Oxfam

Hace unos días las organizaciones Acces Info Europe y Fundación Ciudadana Civio lanzaron una campaña, a través de su proyecto Tu derecho a saber, para exigir al Congreso de los Diputados que informe y avance en la Ley de Transparencia, que lleva cerca de cinco meses debatiéndose.

Pese a ser criticada por su laxitud, la ley será el punto de partida de un cambio de paradigma en la rendición de cuentas y el acceso a la información pública en España. “La transparencia es una medida fundamental para luchar contra la corrupción y para hacer más eficiente el funcionamiento de nuestras instituciones”, afirman desde tuderechoasaber.es.

En esta línea, economistas como el presidente del Tribunal de Cuentas, Ramón Álvarez de Miranda, han puesto también la mirada en las ONGs . Éstas se enmarcan en la categoría de entidades que “reciben importantes cantidades de dinero público y cuya labor tiene trascendencia pública y social”. Y es que, todo aquello aplicable a la transparencia en las instituciones públicas, podría ser adaptado a las ONGs o fundaciones sociales.

Para las ONGs esto no es nuevo. Hace unos años se creó la Fundación Lealtad con la intención de analizar la calidad de la rendición de cuentas de las organizaciones españolas. El resultado no fue muy positivo, aunque cabe destacar que el análisis fue realizado a solo un centenar de ONGs de las más de 50.000 existentes en todo el país y que, además, la fundación “no realiza una comprobación sobre el terreno de los proyectos de las ONGs”.

Sin embargo, sus criterios de transparencia han sido una guía a seguir por todas las entidades que querían hacer visibles sus proyectos y presupuestos. “Hoy en día las ONGs son expertas en la transparencia y rendición de cuentas a la medida de los financiadores públicos, pero no así a la medida de la sociedad”, aseguraba Marian Ortega, directora de Lealtad, en la plataforma Canalsolidario.org.

Sigue leyendo

Repensar la vivienda

Los colectivos sociales y las demandas ciudadanas centran su lucha en la vivienda digna. El hogar, un derecho humano, es el lugar donde confluyen problemas y soluciones. Alternativas como el Cloudhousing buscan dar respuesta a un sistema caduco.

tais

El modelo CloudHousing propone aunar iniciativas como las huertas urbanas, la crianza compartida, los bancos de tiempo y las energías renovables en un solo edificio.

Hace unas semanas el Congreso de los Diputados admitió a trámite, bajo la atenta mirada de diversos colectivos sociales, la ILP presentada por un grupo promotor liderado por la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH). Una iniciativa que recogió 1.402.854 firmas por la dación en pago y una ley hipotecaria que piense más en las personas y menos en los bancos. En esta línea, el movimiento Attac España presentó, el pasado mes de febrero, un decálogo para una vivienda “más humana”. ¿La razón? “Millones de personas excluidas del acceso a una vivienda digna, una de las edades de emancipación más elevadas de Europa, cientos de miles de desahucios como resultado de un modelo que empujaba exclusivamente a la compra y al endeudamiento excesivo, un parque de vivienda social insuficiente, millones de casas vacías, un urbanismo incontrolado e insostenible, mala calidad de la construcción generalizada, etc”.

Hay alternativas a la vivienda en propiedad y con hipoteca, dice uno de los apartados del decálogo de Attac. “Y también hay alternativas al alquiler actual”, añade Mariona Soler, fundadora de la organización Vida+Facil. “Nuestro planteamiento es un modelo de vida menos rígido que una hipoteca y más completo que un alquiler”. La propuesta se llama CloudHousing y se basa en edificios que combinan pisos, espacios comunes y servicios bajo el modelo del pago por uso. Eliminan al dueño y al inquilino, proponen usuarios socios. La filosofía de base es la del consumo colaborativo y la cohabitación. Una alternativa para adecuar el lugar de residencia al actual estilo de vida y las necesidades, teniendo en cuenta la sostenibilidad económica y ambiental.

Sigue leyendo

Lo que no nos enseñaron en la universidad

Mientras alumnos y alumnas de periodismo siguen aprendiendo una forma de hacer información caduca, la realidad muestra alternativas donde los profesionales tienen la palabra.

En el aula es fácil oír hablar de la importancia de los medios. Enseñan la conocida teoría de la Agenda Settting. El poder que televisión, radio y prensa tienen en marcar los temas sobre los que la opinión pública hablará. También explican la estrecha relación entre periodistas y políticos. Necesaría, dicen, para que la persona profesional de los medios controle al poder. Y, por último, acribillan al alumnado con los sagrados criterios de noticiabilidad.

Según avanza la carrera universitaria, el tema se torna agrio. Se habla de las empresas periodísticas. De la importancia de la publicidad y la influencia que tiene en los temas. Pero no solo eso, sino que se explica, sin gran preocupación, el uso de la propaganda política, la manipulación de las encuestas  y los estudios electorales. Se critica, se muestra la mala praxis periodística y se convence al alumno que no hay nada que hacer. Como mucho se explica la teoría de las grietas, esa que confía en la existencia de espacios no controlados por un editor. Es decir, un poder mínimo para que el y la periodista puedan colar temas de interés social. Y funciona. Es algo positivo, sí; pero es una alternativa muy pobre.

Sigue leyendo